lunes, 29 de febrero de 2016

“Cal y Arena en Phillip Island, parte I”


Grandes adelantamientos, nervios, adrenalina, enormes victorias y alguna que otra decepción es lo que deja la primera cita de WSBK 2016.

¡Ya estoy aquí! Comienza una nueva temporada y con ello vuelvo a dar mi opinión en este “Cal y Arena”, quizás en esta ocasión me pille un poco “oxidada”, más ñoña de lo normal debido a mis ganas de disfrutar de las enormes carreras de WSBK, y por qué no decirlo, lo mismo mi punto de vista ha cambiado un poquino..¿Por qué? Pues porque a finales del pasado año pude hacer realidad mi sueño y viví en persona lo que es estar en un circuito, conocer a los pilotos y oír como rugen esas bellas máquinas en cada paso por curva, así que, ya sabéis, si algo no os gusta o veis que mi punto de vista está equivocado, me gustaría que lo debatierais conmigo, esto estará escrito con todo mi cariño pero como ya he comentado, es mi opinión, sin más.

Si leísteis los antiguos artículos de “Cal y Arena”, recordaréis que no puedo hablar de todos los pilotos de la parrilla, si no que me centro en las diferencias entre los pilotos del mismo equipo, esas que son más que notables.

Kawasaki: Sobran las palabras, y es que hasta un niño o una persona que nunca haya visto una carrera, sabría qué piloto de este equipo fue superior. Podríamos dejar al margen las dos victorias de Jonathan Rea, o con qué frialdad superó cada adelantamiento que le realizaban sus rivales, pero no puedo, de todos es sabido que Rea “no me llena el ojo”, pero no se le puede quitar méritos, es superior y punto, podéis llamarlo trabajo duro, talento nato, o simplemente es que tiene un don para pilotar con tanta perfección.
Jonathan Rea. Phillip Island, WSBK 2016

En el lado contrario está Tom Sykes, partía desde la pole, pole que en mi opinión se malgastó innecesariamente, no supo controlar la situación, sigue sin saber cómo plantear una carrera en la que los demás pilotos le plantan cara, se desvanece a medida que pasan las vueltas, o con forme va viendo que otros rivales le adelantan, se esfuma, llegando al punto de “desaparecer” del plano y únicamente se dedica a conformarse con seguir en pista, sin más, sin ambición, sin querer más… Personalmente pensé que este año sería diferente, tras los test de pretemporada lo vi fuerte, con ganas de quitarse todos los fantasmas de la cabeza y por fin plantarles cara, pero en Phillip Island eso no ocurrió. En una entrevista en la previa, justo antes de comenzar la temporada, no quiso comentar qué le parecía el cambio de formato de superbike, sinceramente, creo que le parece una “autentica mierda” al igual que nos ocurre a muchos, pero él “no puede” decirlo, aunque lo leemos entre líneas, sabemos que Sykes no es piloto de segundas carreras debido al calor, pero ahora no hay dos carreras, si no una en un  mismo horario, un horario en el que las temperaturas son más elevadas y por lo tanto, es algo que juega en su contra. ¿Excusas? ¡No!, no me vale eso como excusa, quiero al Tom que ganó en 2013, al Tom campeón y no ha este que se deja ningunear por sus miedos.
Tom Sykes . Phillip Island WSBK 2016

Honda: Impresionante, alucinante, increíble, maravilloso… y así podría estar eternamente para describir las dos carreras que nos regaló Michael Van der Mark, ya sabíamos del talento de este joven piloto holandés, pero el pasado año, en su debut en Superbike, no lo vimos tan…”agresivo”, sí, consiguió subir al podio en varias ocasiones aun siendo su primer año, pero lo de este fin de semana es que ha sido de lo bueno lo mejor, no solo logró mantenerme toda la carrera con la boca abierta, si no que al finalizar la Race1 no quería irme ni a dormir, me había transmitido tan buenas sensaciones que quería seguir viendo más, y es que gracias a su enorme actuación no me hubiera importado estar ahí horas y horas viendo como pilotaba su Honda.
Michael Van der Mark. Phillip Island WSBK 2016.

Mi opinión sobre Nicky Hayden sé que no va a gustar, es más estoy segura que nadie opinará como yo, pero tengo que decir lo que pienso, que para eso escribo estos artículos. Está claro que para ser la primera carrera y en un nuevo mundial, está más que bien el finalizar en los puestos que él lo hizo, incluso llegando a estar por delante de pilotos ya consagrados en SBK, pero no, lo siento, no está al nivel de su compañero de equipo, creo que fue rápido, tampoco voy a negarlo, pero no lo vi pelear, es un poco como Sykes, se limitó a permanecer en pista. En la Race2 tuvo la oportunidad de subir al podio, estoy segura de que ya estaba hasta relamiéndose los labios, pensando en lo que se diría, pero llegó un espabilado Davide Giugliano y de un plumazo se lo ventiló, y ni siquiera replicó.
Nicky Hayden. Phillip Island, WSBK 2016

Althea BMW: Podríamos decir que la diferencia entre Jordi Torres y Markus Reiterberger es mínima, pero entonces no sería justa. Jordi ha disputado la cita de Phillip Island “mermado físicamente”, y aunque él diga que una vez que estás en pista no sientes dolor, es algo que quieras o no, no te permite estar al 100%, y aun así, el piloto español ha logrado estar por encima de su compañero de equipo, en la Race1 finalizaba 8º mientras que Markus sufría una caída a una vuelta para el final, pero ya en la Race2 las cosas fueron más iguales, Torres finalizó 7º y Markus 8º. No sé lo que pensaréis vosotros, pero ya tengo ganas de que llegue la cita de Buriram para que Jordi pueda darlo todo y esté completamente recuperado para ver qué es lo que sucede realmente.
Jordi Torres. Phillip Island, WSBK 2016

Pues bien, no quiero aburriros mucho, así que dejo para mañana mi opinión sobre Ducati, Yamaha y/o Aprilia. ¿Os espero mañana? 

Esther G.(@EstherGirando33)